Blog

Proceso y técnicas aplicadas a la piel (III)

09/Mayo/2018

Las etapas de post-curtición para un proceso convencional son las siguientes: rebajado, neutralizado, recutición, tintura, engrase, escurrido y secado. En este estado la piel se la llama "crust". El objetivo de esta fase del proceso es ajustar el grosor finalmente deseado para la piel, conseguir las características de plenitud y color, y llevar la piel a un contenido de humedad adecuado.

Las etapas son las siguientes:

Rebajado: se pretende igualar el espesor del cuero y dejarlo, definitivamente a un grosor determinado. Después del rebajado ya no se hace ningún ajuste en relación con el grosor.

Escurrido: Facilitar la operación del dividido en azúl o de rebajado para dejarlo en el espesor adecuado.

Neutralizado: Posibilitar a los recurtientes y colorantes una penetración regular en el cuero y evitar sobrecargar la flor.

Recurtición: Tratamiento del cuero curtido con uno o más productos químicos para completar el curtido o darle características finales al cuero que no son obtenibles con una sola curtición convencional.

Tintura: Da a las pieles el color y las solideces deseadas por el cliente.

Engrase: Lubricar las fibras y también evitar que se unan en el secado, obteniéndose así la flexibilidad y suavidad necesarias además de un cierto aumento de las resistencias físicas de la piel.

Secado: Eliminación de la humedad para permitir la utilización practica del cuero, al igual que contribuye a la producción de las reacciones químicas que intervienen en la fabricación del cuero.

Volver atrás

Compartir en: