Blog

El cuero y su historia

21/Noviembre/2017

El cuero es el acabado de un proceso de curtición que proviene de un animal agrícola para convertirse en un producto elaborado.

Del beneficio del ganado y del procedimiento industrial se generan subproductos que ayudan a otras cadenas a realizar vínculos de producción como es el cuero para ejecutar productos de marroquinería, guarnicionería etc.

Generalmente se dedica un numero elevado de hectáreas que se utiliza para la ganadería para posteriormente conseguir el cuero, de los cuales se extrae la piel cruda para realizar la curtición.

Según la zona, el clima y el estado en el que se cría el ganado dependerá el resultado que obtendremos de la piel cruda para la elaboración de cueros.

El cuero proviene del tejido que envuelve al animal con propiedades de resistencia y flexibilidad para posteriormente obtener el acabado que queremos.

La piel es separada del animal desollando a máquina siendo hoy en día más factible que realizándolo a mano, eliminando el pelo salvo en los casos que se requiera adquirir esta característica y posteriormente realizar el proceso de curtición.

Mientras la naturaleza nos ofrece de forma natural productos como el algodón, el cuero será transformado químicamente para obtener resultados que deseamos, la muestra de un material industrial.

A la hora de escoger la parte del animal que queremos elaborar este se dividirá en 3 partes:

- Piel superficial(epidermis)

- Cutis o curium (piel propia del cuero)

- Subcutis tejido conjuntivo (debajo de la piel)

Para realizar el proceso de curtición se escogería la parte superficial(epidermis), aunque en otras circunstancias se adquirirá la epidermis y el tejido conjuntivo.

La piel del animal puede tener defectos debido a los parásitos, acción mecánica, calvicie, marcas, rayas, cortes por defecto, defecto de salado, defecto de transporte, flor quebradiza, aumento de la temperatura, poca hidratación, etc.

En la antigüedad el hombre prehistórico utilizaba la grasa de los sesos de su presa para que la piel no se dañara.

Para cuidarla se utilizaba sustancias astringentes como cortezas, frutas y raíces curándolas con sal y algunas veces frotándolas con aceite.

Por la buena conservación, el cuero fue incorporándose en la Edad Antigua para los cascos y escudos de los guerreros, las velas en los barcos y para realizar pergaminos.

Volver atrás

Compartir en:
Nace Banco de la Piel

Nace Banco de la Piel

10/Abril/2017

El sector de la curtición es en esencia conservador y reacio a las innovaciones.  No es de extrañar, por tanto, que la comercializa...